El caminante y su sombra

15,00 

El alma debe disponer también de cloacas donde verter sus basuras. Para este fin, pueden servir muchas cosas; personas, relaciones, clases sociales, tal vez la patria, e incluso el mundo, y, por último, para los más orgullosos (es decir, para nuestros buenos «pesimistas» modernos), el Buen Dios…

Autor: Friedrich Nietzsche

 

ISBN: 9788417726706

Pag: 212

Tamaño: 17×26

Categoría:

Descripción

Toda palabra es un prejuicio. Un poco de salud de vez en vez constituye la mejor medicina para el enfermo.
Prometo no leer más a autores que dejen entrever su intención de escribir un libro; en lo sucesivo leeré sólo a aquellos cuyas ideas forman impensadamente un libro.
El alma debe disponer también de cloacas donde verter sus basuras. Para este fin, pueden servir muchas cosas; personas, relaciones, clases sociales, tal vez la patria, e incluso el mundo, y, por último, para los más orgullosos (es decir, para nuestros buenos «pesimistas» modernos), el buen Dios.

Ácidas y mordaces, lúcidas y magistrales son estas y otras muchas reflexiones que se encuentran en este auténtico tesoro del pensamiento y de la literatura que el filósofo occidental más influyente de la historia de la filosofía moderna, Friedrich Nietzsche, va desfranando en una suerte de libro de máximas o de breves meditaciones.
Una pieza fundamental de su corpus, un recorrido brillante y original por todas esas facetas de la condición humana que han preocupado al hombre a lo largo del suceder de la civilización en el tiempo. En esta joya filosófica, Nietzsche, señala un sendero que conduce a una comprensión más libre y abarcadora del hombre, de su problemática existencial y del tiempo que nos ha tocado vivir.

Autor

Friedrich Nietzsche (1844-1900), descendiente de una familia de pastores protestantes, se formó en filología clásica en las universidades de Bonn y Leipzig, orientándose al estudio de la teología y la filosofía.
La lectura de El mundo como voluntad y representación, de Schopenhauer, durante sus estudios en Leipzig, influyó poderosamente en su pensamiento.
Fue profesor de lengua y literatura griegas en la Universidad de Basilea, donde conoció a Richard Wagner, personaje fundamental en su desarrollo filosófico y musical.
En 1878 hubo de abandonar la docencia por enfermedad. A partir de entonces, viajó frecuentemente y vivió, hasta 1889, como un autor independiente, en diferentes ciudades.
Está considerado uno de los tres «maestros de la sospecha» (según la conocida expresión de Paul Ricoeur), junto a Karl Marx y Sigmund Freud.
Falleció en Weimar, en agosto de 1900, tras haber pasado los 11 últimos años de su vida recluido en diferentes sanatorios psiquiátricos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El caminante y su sombra”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *