Flores artificiales

(1 valoración de cliente)

16,50 

 

 

Novela polifónica, cosmopolita y de una inestimable calidad literaria

Luis Ruffato

 

Isbn: 9788417726485

Páginas: 320

Tamaño: 17×21

 

Categoría:

Descripción

Luiz Ruffato recibe en su casa un paquete conteniendo la correspondencia de un desconocido, una compilación de memorias que Dório Finetto, consultor del Banco Mundial, ha ido reuniendo bajo el epígrafe Viajes a tierra extraña y que, cual flores artificiales, constituyen la memoria de sus múltiples viajes de trabajo por el mundo. Beirut y La Habana, pasando por Hamburgo, Timor, Uruguay, Buenos Aires e innumerables lugares del mundo, constituyen el escenario de tan extraordinario relato.
Desfilan por sus páginas grandes historias y pequeños sucesos cotidianos, vidas maravillosas y existencias dramáticas, seres de distintos orígenes y nacionalidades en busca de un lugar en el mundo.
Novela polifónica, cosmopolita y de una inestimable calidad literaria, en la que su autor, un excelente contador de historias, traduce en palabras una profunda emoción, una autenticidad y una honda humanidad para describir personajes que no se parecen a los de la vida real, sino que están extraídos directamente de ella.
Luiz Ruffato explora, en Flores Artificiales, uno de los temas más candentes de la postmodernidad: el límite entre ficción y realidad, así como las consecuencias de la globalización y el desarraigo del hombre contemporáneo.
Una lectura extraordinaria para una obra extraordinaria.

 

Presentación

En 2007 publiqué un libro, De mim já nem se lembra,1 en el que recopilo cartas enviadas por mi hermano, José Célio, a mi madre, Geni, entre 1970 y 1978, período en que él trabajó como tornero-mecánico en Diadema, en el Gran São Paulo. Dos años después, publiqué Estive em Lisboa e lembrei de você,2 transcripción de cuatro sesiones de entrevistas con Sérgio de Souza Sampaio, inmigrante brasileño en Portugal. La divulgación de los dos títulos, en los cuales, más que como creador, actúo como organizador y editor, llevó a varias personas a hacerme llegar historias que podrían ser utilizadas en este volumen. Como nunca he pretendido volverme coadyuvante de textos ajenos, decliné las donaciones.
Entretanto, en septiembre de 2010 recibí una correspondencia que, por la singularidad de la propuesta, me persuadió a repensar mi decisión. La carta, que reproduzco más adelante, exponía, de forma sucinta, el deseo del remitente, Dório Finetto, de someter sus «memorias» para, quién sabe, «aprovechar alguno de los temas». Con sinceridad, admitía no ser y no querer convertirse en escritor y permitía absoluta libertad para hacer lo que quisiera con los «papeles», incluso echarlos a la basura.
Ingeniero, consultor de proyectos en el área de infraestructuras del Banco Mundial, Dório consumió sus mejores días en incursiones en lugares poco poblados del planeta, cuando conoció innumerables personas e importantes sucesos, convertidos en personajes y tramas de sus cuadernos.3 Son algunas de esas páginas, tituladas Viagens à terra alheia, las que echaron anclas en mi mesa hace poco más de tres años. Escritas en un portugués bastante peculiar, mezcla de ecos del habla mineiro,4 del estado brasileño de Minas Gerais, con rastros de clásicos de la lengua portuguesa,5 entrañaban una perturbación irremediable, su tono era excesivamente discursivo.6 Le expuse mi diagnóstico –asunto demandando estilo– y él insistió que, entonces, «barnizase la trama» según mis razonamientos. Tal vez por ser coterráneos, y parientes lejanos, acabé aceptando su inusitado encargo.
Con el consentimiento de Dório, a quien extendí la coautoría, rechazada de forma perentoria, elegí algunos capítulos para, reformados, componer el libro.7 El lector observará que, recogidos en tres diferentes idiomas –inglés, francés y español–,8 los relatos, traducidos en el proceso de escritura, han perdido sus características, dando como resultado una lengua bastante homogénea.9 Esa anomalía no hubo manera de corregirla, pero espero que el interés despertado por la narrativa rectifique la deficiencia.
Esbocé, como posfacio, unas breves notas sobre el pasado de Dório Finetto,10 en las cuales, sin embargo, él afirma no reconocerse. Si es pillería del biografiado o incompetencia del retratista, he ahí la cuestión.
En resumidas cuentas, ofrezco al lector un ramillete de flores artificiales.

Autor

luiz ruffato nació en Cataguases, Minas Gerais, Brasil, en 1961, en una familia de inmigrantes italianos. Trabajó como periodista durante muchos años, hasta que se dedicó de lleno a la literatura.
Publicó su primer libro, la novela Eles eram muitos cavalos, en 2001.
Lector voraz de poesía, sensibilidad que ha dejado una profunda huella en su narrativa, ha publicado dos poemarios: As máscaras singulares y Manhãs de sabre.
Entre sus novelas más representativas destacaríamos: Inferno provisório, De mim já nem se lembra, Flores artificiais, Estive em Lisboa e lembrei de você, A cidade dorme, O verão tardío y, en diciembre de 2022, O antigo futuro, editadas todas ellas por la Companhia das Letras.
Sus obras, publicadas en quince países, han sido merecedoras, entre otros, de los premios APCA, Jabuti, Machado de Assis y Casa de las Américas. En 2016, recibió el premio Hermann Hesse por el conjunto de su obra traducida al alemán.
Flores artificiales es la primera novela de Luiz Ruffato que se ha traducido y editado en España.
Balzac, Chéjov, Faulkner, Döblin, Perec, Juan Rulfo, Borges, Machado de Assis constituyen sus principales referentes literarios.
«Creo que la literatura tiene que tener verdad. Si uno, como escritor, no sufre la situación del personaje, el lector no sufrirá porque no será verdadero».

1 valoración en Flores artificiales

  1. editorialeneida@gmx.es

    muy buenos relatos los del brasieño

Añade una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…