Venticuatrohoras en la vida de una mujer

11,00 

Los libros solo se escriben para, por encima del propio aliento, unir a los seres humanos, y así defendernos frente al inexorable reverso de toda existencia: la fugacidad y el olvido.

Autor: Stefan Zweig

Isbn: 9788417726560

Paginas: 96

Tamaño 13.21

Categoría:

Descripción

Zweig desarrolla, en estas páginas, una de sus más memorables ficciones, una novela indispensable que con un estilo contundente y hermoso nos introduce en los recovecos y los misterio- sos resortes de la emoción amorosa. Una historia que contiene todos los ingredientes para conver- tirse en inolvidable para el lector; el azar como metáfora de la pasión vital, una estructura narrativa bella y elegante por la que gravitan unos personajes humanos y fascinantes, y una solución argumental deslumbrante.

Nos encontramos ante una de las piedras angulares de la literatura de entreguerras, ambientada en los años previos a la Pri- mera Guerra Mundial, ante una nouvelle imperecedera, publicada primero en inglés y editada posteriormente en Leipzig, en 1926, que nos sumerge, como un torbellino, desde la primera a la última página, en los insondables abismos del alma humana.

Los libros solo se escriben para, por encima del propio aliento, unira los seres humanos, y así defendernos frente al inexorable reverso de toda existencia: la fugacidad y el o

Autor

Stefan Zweig nació en Viena en 1881, en una acomodada familia de origen judío. Se doctoró en filosofía por la Universidad de Viena, estudios que compaginó con los de historia de la literatura. Su desahogada situación familiar le permitió viajar con mucha frecuencia, lo que originó en él, y se reflejó en su fértil escritura, una sincera empatía y tolerancia hacia la humanidad. Stefan Zweig es, sin duda, uno de los escritores más originales de la época de entre- guerras en Europa.

Cultivó todos los géneros, desde sus tempra- nos libros de poesía, pasando por el ensayo, con títulos tan relevantes como El mundo de ayer o Momentos estelares de la humanidad, la biografía, como la de María Antonieta y Fou- ché, el genio tenebroso, o la novela, que le llevó, en la década de 1930, a ser considerado uno de los escritores más sublimes de Europa. Veinti- cuatro horas en la vida de una mujer, Carta de una desconocida, o Una partida de ajedrez así lo acreditan.

El nazismo y la situación mundial sumieron a Zweig en el desencanto y la desesperación, que le llevaron al suicidio, compartido con su segun- da esposa, en Petrópolis, Brasil, en 1942. Se despidió del mundo con estas palabras:

«Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pie una vida en la cual la labor intelectual significó el gozo más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la Tierra».

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Venticuatrohoras en la vida de una mujer”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…